Se cree que viene de la palabra árabe “baqiyah” y esto es muy posible dado que el arroz fue llevado a España por vez primera por los páramos (habitantes del norte de África) en el siglo VIII y se confirma ésta versión, porque posteriormente siglos más tarde fueron los sarracenos, provenientes de esas mismas tierras , quienes hicieron todos los trabajos inherentes para el cultivo del ingrediente básico de nuestro plato favorito, el arroz.

La teoría más romántica que existe, establece que un hombre preparo paella para su novia para ganar su cariño. En castellano, paella puede ser una derivación de la frase “por ella” o “para ella” y aunque eso pueda ser solo una bonita historia, hay algo de verdad, pues el cocinar en España siempre ha sido un trabajo de mujer, pero el cocinar La paella es cosa de hombres.

No hay una receta única, existen muchas variantes pues La paella es uno de esos platos que admite prácticamente cualquier ingrediente (lo que se tenga a la mano). Cada cocinero utiliza el que más le gusta y por lo tanto nunca habrá una paella igual a otra y del nombre podemos añadir, que el valde donde se elabora se denomina igualmente paella.